menos que minúscula

Más pequeña que un caracol pequeño. Como yo, algunas veces.

discreta

Deberiamos aprender a ser discretos como las pequeñas piedras de los cementerios.

casi adobe

En contraste con el color del mar.

adoquín

Un pequeño adoquín escapa de su lugar y salta a mi bolsillo. Historias oficiales menos creíbles hay por ahí desde los templarios.

cenefa

Las piedras que guardo, ¿preferirían seguir en su sitio? Esta me la trajo Paco Cumpián del cementerio judío de Marrakech. Espero que sea "feliz" en mi cocina.

celestina

Del huerto de Calisto y Melibea.

dos

Febrero somos nosotros.

veo veo

Enero es un agujero por el que se irán los días.

acompañar a destiempo

Hay piedras que acompañan paseos y piedras que parecen acompañar toda una vida, aunque no hayan compartido espacio y tiempo.

la piedra blanca existe

Tan limpia como el agua.

serenidad is the password

Y si no lo es, entraremos igual.

en su sitio

Hay piedras que es mejor no despertar.

a sus pies

Dice que no tuvo que buscarla, que vino a él, a sus pies. Y lo creo.

universo

Todo el universo en esta playa. Todo el universo en esta piedra.

la araña

Una playa que se parece demasiado a aquellas playas de la infancia.

lo imposible

Hay piedras que no pueden volar (ni siquiera dentro de mi maleta). Ahí las dejo, en su orilla, después de acunarlas un poco.

rodrigo

Las piedras a sus pies, como si las pastoreara.

la belleza viaja en bolsas de papel

Cumpián me entrega una bolsita de papel. Dentro, piedras que han viajado más que yo. Una la encontró en una tienda, la otra en el suelo. Pienso en la belleza de estas piedras, pero gana la belleza de Cumpián, acordándose de mí tan lejos.

sandalias

Busco Kandy en el mapa. Mis pies nunca llegarán tan lejos, calzados o desnudos.

temporal

En la arena, raíces. En mi puño, una piedra.

pirita

Mi mundo es cuadrado, y empieza y acaba aquí.

piedra fantasma

Busco datos. Belchite: pueblo fantasma; superficie 273,7 km2; elevación 440 m. Me pregunto si al faltar una piedra, esos datos seguirán siendo los mismos y si el pueblo se sentirá aliviado por notar un fantasma menos.

primas hermanas

Vinieron desde Estambul, Oporto y Biarritz. Si las pongo juntas parecen de la misma playa. Y me pregunto si todas las piedras serán una.

la fortaleza

¿Qué podría contar una piedra ligera, con muchos años en su interior, que viaja de polizón en el bolsillo de una bella señorita hasta encontrarme?

humanizadas

Cocteau no tiraba piedras, las pintaba.

lingam

Por más que lo miro no encuentro similitudes.

botín

Arena, algas y algunas piedras.

desierto del thar

Cumpián se acordó de mí en el desierto. Una piedra roja lo demuestra.

el balneario

Siempre regalo mis piedras más preciosas. Siempre encuentro más.

nudo

Sin desenlace.